martes, 30 de noviembre de 2010

Gimeno Sacristán, 1992

Propone que estudiar la evaluación es entrar en el análisis de la pedagogía que se practica y reflexionar sobre todos los elementos que la componen con el fin de sensibilizar a los profesores, antes que preocuparnos de proporcionar modelos o aconsejar técnicas de evaluación concretas.  

Las investigaciones llevadas a cabo en estos últimos años han puesto de manifiesto que la práctica de la evaluación padece una grave enfermedad y que los procesos evaluadores están afectados de las patologías más diversas. Esta patología afecta a todas y cada una de sus vertientes dando como resultado una evaluación disfuncional y desequilibrada.
La forma, métodos y hábitos de llevar a cabo la evaluación que reflejan esta situación que se expone son las siguientes:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada